Dia 6 Flexible Friday – Viajando a Riviera Maya

Maletas, bebé, carreola, playa, pirámides, bebé, pañalera, juguetes, bebé… 😦 pareciera que definitivamente son cosas que no combinan. Sin embargo, este viaje no hubiera sido tan placentero para mi y mi bebé, de no haber llevado mi “fular”. Lo digo sinceramente, en la playa, restaurantes, caminatas, pirámides, paseos, noche, día, sol, frío, etc;  si no hubiera sido porque acababa de aprender algunos amarres es que tal vez me hubiera quedado encerrada en el hotel para evitar incomodidades, pero no fue así ya que al portearlo fue más fácil hacer todas las actividades que pudimos (claro con sus respectivos limitantes que suceden por viajar con hijos), pero sobre todo amamantarlo y protegerlo de las inclemencias del clima de manera cómoda y segura.

ViajarFular

Puedes ver cómo disfruté mi viaje en el siguiente post ¡Viajando con bebé toda una aventura!

Advertisements

Inicia la aventura

inicia la aventura

De todos los logros que un bebé puede tener durante su primer año, definitivamente el poder ponerse de pie es uno de los más grandes, no sólo porque significa que se da cuenta de lo que su pequeño cuerpo es capaz de hacer, sino que a partir de este momento inicia la aventura de explorar, de descubrir el mundo y de satisfacer su curiosidad a otro nivel.

¿Pero cuando empezará mi bebé a pararse?

Normalmente comenzará entre los 10 y 12 meses, hay bebés que los hacen antes como el mío que aquí en la foto se ve paradito y sólo tiene 6 meses; hay otros que tardan un poco más, pero lo importante es que no lo forces, debe ser algo que ellos mismos deseen y tengan la fuerza para hacerlo, de lo contrario será contraproducente.

Una buena forma de estimularlos es teniendo contacto con la naturaleza, no hay nada más divertido para ellos que estar al aire libre, ver diversidad de colores y sentir nuevas texturas les fomentas su curiosidad. Es en estos momentos cuando sus sentidos están a flor de piel sobre todo el de tacto, Un buen tip es quitarle sus calcetines de ves en cuando y dejarlo que toque diferentes texturas como el pasto.

En maternidad natural no recomendamos el uso de andaderas ni carreolas, ya que estos artefactos se convierten en obstáculos en su desarrollo natural de exploración, es mejor que se designe un momento de total atención y experiencia en un lugar abierto, que mantenerlos atados a un artefacto que los limita y que después puede traer otro tipo de consecuencias como caídas, malformaciones en cadera y columna, obesidad y/o pereza cuando sean niños más grandes.

NAA
Envíanos tus dudas y comentarios a maternidadnatural.mex@gmail.com